libertad para la mujerPara  Shalev,  jurista  israelí,  las  tecnologías  de  la  reproducción  liberan,  al  menos  potencialmente, a las mujeres de los vínculos que las hacen diferentes de los varones, esto  es,  las  propias  capacidades  reproductivas. De esta forma, las  mujeres,  gracias  a  las  técnicas  reproductivas,  pueden  separarse  de  su  cuerpo  y  de  los  impedimentos  que  derivan  de  tales  capacidades  y  les  impiden  llegar  a  ser  seres  individuales  de  pleno  derecho.

La  mujer, nos viene a decir Shalev, se libera así del lastre que la liga a la naturaleza y que impide  su  plena  igualdad  con  el  varón;  de  este  modo  se  constituye  en  sujeto  autónomo   y   calculador   que   evalúa   costes   y   beneficios,   pudiendo   suscribir,   en   consecuencia,  un  contrato  de  arrendamiento  de útero.  Para  esta  autora  el  contrato  de subrogación  no  solo  es  una  necesidad,  sino  una  bondad,  esto  es,  es  una  forma  de constituir nuevos espacios de libertad para las mujeres.

 

Share This