Y es que ese indescriptible anhelo que algunos se empeñan todavía en no comprender es capaz de tumbar muros por muy altos que los intenten construir. En la imagen, nuestra última pareja a la salida de la clínica de fertilidad en Kiev (Ucrania) tras finalizar las pruebas y entrevistas, acompañados de Anna Tsyma, intérprete ucraniano-español de Vittoria Vita.

Share This
× Enviar mensaje