servicio remuneradoLos investigadores se dividen entre aquellos que creen que la subrogación es:

  • Una nueva manera de explotar a la mujer.
  • Una forma de emancipación para la mujer, y expresión de la libertad procreativa que le concierne exclusivamente al sujeto.

Según la primera hipótesis la mujer que se ofrece para ser madre subrogada potencialmente podría ser explotada, puesto que en muchos casos, perteneciendo a la clase social más baja, conciben el servicio prestado
como uno de los pocos modos para mantenerse. Por ejemplo, la India, en donde muchas mujeres son fecundadas con el óvulo de una pareja deseosa de un niño, comprometiendo su propia salud sicofísica y sometiéndose a las limitaciones relativas del embarazo. UNIVERSAL SURROGACY está en contra de este tipo de prácticas y cualquier forma de esclavitud.

La segunda posición entiende a la subrogación de la maternidad como una forma de libre expresión inherente a la mujer, pues esta es un sujeto libre, autónomo y en grado de asumir plenamente las consecuencias que deriven del acuerdo subrogativo. Esta es la posición que asume Carmel Shalev y que compartimos en UNIVERSAL SURROGACY. Concebimos a la mujer como un sujeto del derecho que no puede prescindir de  su propia sexualidad, y vemos el contrato de sustitución (del tipo económico) como  una posibilidad para la mujer (especialmente para aquellas que pertenecen a la clase social mas pobre) de ganar dinero en base al servicio ofrecido.  Es  importante  subrayar  que la gestación por sustitución no tiene ninguna relación con la “mercificación”  de la vida humana, puesto que lo que se ofrece es un servicio como tantos otros, y por lo cual este debe de ser remunerado.

Share This