amorQuienes no están de acuerdo con la gestación subrogada suelen argumentar que los hijos nacidos mediante esta técnica pueden sufrir consecuencias psicológicas y sociales debido a la supuesta ruptura del vínculo materno-filial que se establece durante la gestación.
El vínculo materno-filial entre la madre gestante y el bebé ha sido ampliamente estudiado e investigado, y se ha comprobado efectivamente que existe una fuerte conexión entre ambos. Sin embargo, las investigaciones muestran que no existen dificultades o complicaciones psicológicas ni en los niños ni en las madres portadoras. Podríamos suponer que estas madres sustitutas pueden establecer un vínculo igualmente intenso con el hijo que gestan, pero en esos casos nos encontramos con situaciones similares a las que se den en la adopción: mujeres que gestan a un bebé y luego lo entregan, quebrándose ese supuesto vínculo entre ambos y, sin embargo, no se tienen reticencias con respecto a la adopción.
Las investigaciones y los datos observables en las adopciones no traumáticas, en donde también se rompe ese vínculo materno-filial alegado, muestran que no hay secuelas significativas en los niños y que lo fundamental para su desarrollo emocional y psicosocial es el amor que reciben. Esto vale igual para la gestación por sustitución.

 

Share This