En Europa y, sobre todo, en España ha disminuido muchísimo el número de nacimientos. Las parejas retrasan cada vez más el momento de tener hijos o bien renuncian a tenerlos por diferentes razones: resulta muy difícil compaginar la  maternidad  con  el  trabajo  o  la  promoción  profesional, ha aumentado el paro y descendido el poder adquisitivo, falta de acceso a la vivienda, escaso  apoyo  institucional, etc.Hoy en día hay muchas personas solas o en pareja que no se plantean tener hijos, pues no lo desean. Pero también encontramos otras personas, también solas o en pareja,  que sí desean con todas sus fuerzas ser padres o madres pero por causas médicas (mujeres con dificultad para concebir) o por ser parejas de hombres homosexuales no pueden.

Esto es una paradoja. Nos preocupa la falta de nacimientos y el envejecimiento de la población y se demandan medidas que palien este supuesto problema en el caso  de  las  parejas  heterosexuales. Sin embargo, se está ocultando la  creciente  demanda  de  maternidad  y  paternidad  de  muchas personas   que,   por los motivos que antes hemos mencionado,  se ven   privadas de esta experiencia  vital  tan deseada:  hijos que  no  pueden  ser  inscritos  como  tales, padres cuyos derechos paternales no son reconocidos, censura social.

La gestación subrogada es una realidad presente  y  creciente que los medios de comunicación siguen tratando de forma sensacionalista, buscando siempre la polémica,  sin tener en cuenta los sentimientos de la gran cantidad de personas que hay implicadas en estos procesos.

Lo cierto es que cada vez hay más  personas  de  ambos  sexos  que  viajan a otros países para conseguir lo que en España aún no se puede: la gestación subrogada. Si tanta preocupación tenemos todos porque España envejece sin remedio y no nacen niños ¿no deberíamos alegrarnos porque haya parejas y personas solas que sí los desean ardientemente y como no pueden tenerlos a la manera tradicional recurren a la tecnología reproductiva actual que sí les permite hacer realidad su deseo?

En UNIVERSAL SURROGACY pensamos que quienes rechazan la gestación subrogada tienen una concepción místico-retrógrada de la función maternal, ya sea el sector más conservador y religioso o el grupo de feministas que, por un lado, defienden la libertad de las mujeres para decidir su propio destino y, por otro, argumentan que las mujeres gestantes están todas esclavizadas por las parejas ricas que vienen a comprarle el niño. ¿Cuándo vamos a superar, al fin, la idea de los niños deben nacer de una pareja heterosexual estable, mejor si está casada y mejor aún si es por la Iglesia? ¿Cuándo tendrán todas las formas de familia existentes la misma consideración, no solo sobre el papel, sino en la mente de las personas?

UNIVERSAL SURROGACY trabaja sin descanso para lograr esta meta: la defensa de cualquier forma familiar y el derecho de toda persona a tener una familia, bien por medios naturales, bien recurriendo a las modernas tecnologías reproductivas. Todo ello dentro de la más absoluta legalidad.

Share This