En el resto del mundo

mundoEn el derecho comparado, y dado que en la mayoría de supuestos de gestación por sustitución encontramos que el “vientre de sustitución” NO aporta sus óvulos (bien porque el óvulo a fecundar proviene de la madre comitente, bien porque provenga de otra mujer), algunos ordenamientos admiten esta práctica basándose en que, al no existir vínculo genético alguno entre el bebé y la madre subrogada, la separación post parto no debe resultar traumática.

¿Qué países admiten la gestación por sustitución?

a) Admisión amplia: Georgia, Ucrania, Federación Rusa, y algunos estados de EE.UU.

En EE.UU hay diversidad de situaciones: diez estados prohíben completamente la gestación por sustitución, mientras que otros la admiten en diversos grados, bien a través de leyes o jurisprudencialmente.

California concentra el mayor número de centros privados que ofrecen este servicio. Desde la década de 1990, los tribunales californianos han dado carácter vinculante a los acuerdos de maternidad subrogada y, si hay conflicto de intereses, han declarado la filiación del nacido a favor de los miembros de la pareja comitente frente a la madre subrogada.

b) Admisión únicamente cuando responde a un propósito altruista y se cumplen ciertas condiciones: Reino Unido, Canadá, Brasil, Israel, Grecia, México DF, la mayoría de estados australianos, Sudáfrica y Nueva Zelanda. Estos países los podemos agrupar así:

b.1 Los países que contemplan un proceso de pre-aprobación de los acuerdos de gestación por sustitución, de modo que los comitentes y la gestante deben presentar su arreglo ante un organismo (juez, tribunal o comité) para que lo apruebe antes de iniciar el tratamiento médico. Esos organismos son los que verifican el cumplimiento de los requisitos legales (Israel, Grecia).

b.2 Los países que ponen en marcha un procedimiento para que los comitentes obtengan la paternidad legal del bebé nacido a resultas de un acuerdo de gestación por sustitución ex post facto, de modo que se produce una transferencia de la filiación a posteriori. Es el caso de Reino Unido, donde la Surrogacy Arrangements Act de 1985 castiga penalmente la publicidad y la gestión comercial de los acuerdos de gestación por sustitución, pero diversamente los admite cuando son a título gratuito, por benevolencia y sin intermediarios. La filiación se determina inicialmente por el parto, pero se transfiere a los padres intencionales tras un período de reflexión de seis semanas para la gestante, y siempre que así se solicite ante los tribunales, que, si lo consideran procedente para el interés del menor, emitirán una “parental order” de transferencia de la filiación, que en algún caso ha llegado a otorgarse a favor de una persona ya fallecida.

Share This