El contrato de gestación

Es un contrato, oneroso o gratuito, por el que una mujer aporta únicamente la gestación, o también su óvulo, comprometiéndose a entregar el bebé a los comitentes (una persona sola o una pareja, casada o no), quienes podrán aportar o no sus gametos.

Así, la gestación por sustitución suele formalizarse a partir de un acuerdo por el que una mujer, “madre subrogada” o “madre portadora”, acepta someterse a técnicas de reproducción asistida para gestar a favor de un individuo o pareja comitente, llamados “padres intencionales”, a quienes se compromete a entregar el bebé que llegue a nacer.

Share This