La gestación subrogada no supone un uso mercantilista del cuerpo de las mujeres, aunque algunas personas como Emelina Galarza, presidenta de la Plataforma contra los Malos Tratos a Mujeres Violencia Cero, así lo declaren. Que un grupo de personas no acepte esta técnica de reproducción asistida no significa nada más que eso: que ante un fenómeno social las personas somos libres para posicionarnos a un lado o a otro, a favor o en contra. Pero las opiniones no son verdades absolutas, son simplemente pareceres respetables. Y tan respetable es la opinión de este grupo como la de los miles de padres comitentes que desean formar una familia mediante gestación subrogada.

Las gestantes que participan en programas de gestación subrogada, en los países donde esta técnica se realiza con las mayores garantías y bajo supervisión de profesionales del derecho (UNIVERSAL SURROGACY ha actuado en múltiples ocasiones asesorando y velando por el cumplimiento escrupuloso de los contratos), lo hacen de manera completamente voluntaria. Han sido libres para decidir embarcarse en este proyecto. Están informadas de todo cuanto sucederá y su fuente de ingresos no proviene de la remuneración económica que percibirán por el desempeño de su función como madres gestantes, sino de un puesto de trabajo.

emelina galarzaSeñora Galarza: no debería usted meter en el mismo saco a países tan diametralmente opuestos en cuanto a este tema como son la India y los Estados Unidos o Ucrania, si desea hacer honor a la verdad. No tienen nada que ver. La información es esencial antes de emitir una opinión sobre un tema cualquiera (máxime en uno de tanto calibre), so pena de incurrir en serio error. UNIVERSAL SURROGACY y cualquier profesional que esté especializado en asesorar legalmente a las partes en procesos de gestación subrogada, jamás podrá compartir la idea de utilizar a una mujer en situación de extrema pobreza y en contra de su voluntad para gestar el bebé de otras personas, jamás. Aunque usted no opine de igual forma, hay un número muy elevado de personas “de la calle”, que no son famosas, cuyo mayor deseo es tener un hijo biológico y que, después de muchos intentos fallidos y esperanzas frustradas, recurren a esta técnica reproductiva, sin ninguna intención de explotar a mujeres oprimidas en situación de necesidad.

UNIVERSAL SURROGACY la invita, pues, señora Galarza, a cualquiera de las jornadas de puertas abiertas que organizamos periódicamente, con el fin de que podamos informarla a conciencia sobre la gestación subrogada, fenómeno social que por su calado e importancia terminará aceptándose, sin lugar a dudas, tanto a nivel social como tambièn a nivel legal. Es cuestión de tiempo.Trataremos, con sumo gusto, de erradicar esos prejuicios que, fruto de la desinformación o de una información errónea y/o tendenciosa, nublan su seguro buen discernimiento.

 

Share This