mujer indiaUn ejemplo para NO seguir es el de la India, en donde muchas mujeres son fecundadas con el óvulo de una pareja deseosa de un niño, comprometiendo su propia salud psicofísica y sometiéndose a las limitaciones relativas del embarazo. UNIVERSAL SURROGACY rechaza completamente esta situación y entiende la subrogación de la maternidad como una forma de libre expresión inherente a la mujer, siendo esta es un sujeto libre, autónomo y en grado de asumir plenamente las consecuencias que deriven del acuerdo subrogativo.

Al igual que Carmel Shalev, consideramos a la mujer como un sujeto del derecho que no puede prescindir de su propia sexualidad, y vemos en el contrato de sustitución (del tipo económico) una posibilidad para la mujer (especialmente para aquellas que pertenecen a la clase social mas pobre) de ganar dinero en base al servicio ofrecido. Es importante subrayar que la práctica subrogativa no tiene ninguna relación con la “mercificación” de la vida humana, puesto que lo que se ofrece es un servicio como tantos otros, y por lo cual este debe ser remunerado.

Share This